Trabalenguas para la Campaña 2012/2013: uno de los tres más tristes trigos en trece años

El Ministerio de Agricultura bajó su estimación de producción total de trigo de la campaña 2012/2013 a 10,1 millones de toneladas, por debajo de los 10,5 estimados hace un mes, cuando el área cosechada representa el 97 por ciento de la superficie viable a nivel nacional.

En su informe cerrado al 10 de enero, Agricultura puntualiza que en la principal región triguera del país los rindes no alcanzan lo que se estimaba al comienzo, debido a problemas sanitarios, excesos hídricos en agosto, varios golpes de calor durante noviembre, en el momento de llenado de granos, granizo y fuertes vientos durante la cosecha, completando un panorama climático extremadamente adverso.

A estos factores, agrega la cartera, se le sumó un incremento del área no cosechable como consecuencia de los excesos hídricos, con un área total que estimó en 3 millones y medio de hectáreas.

Por su parte, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó en su habitual informe de los jueves que el total cosechado de trigo llegará a solo 9 millones 800 mil toneladas, 300 mil toneladas menos que el informe gubernamental, mientras que da por finalizada la campaña 12/13 del cereal.

Mientras que coincide en líneas generales con Agricultura en cuanto a los motivos climáticos de tal merma en la producción, la Bolsa aporta algunos datos comparativos interesantes:

-El volumen de producción de trigo es el tercero más bajo de las últimas trece campañas.

-La superficie sembrada en la segunda más baja en ese mismo período, ya que solamente supera la magra siembra del 2009/2010 que fue de 3 millones 300 mil hectáreas.

-El área con trigo de la campaña que recién finaliza es casi la mitad de lo sembrado a principios de la década: entre 6 y 7 millones de hectáreas.

-La producción de la campaña actual que la Bolsa de Cereales estima en 9,8 millones de toneladas es un 30 por ciento menor a la de la campaña anterior (11/12) que fue de 14 millones.

-La reducción del área sembrada, principal motivo de la merma además del clima, significa un 22 por ciento menos que las 4 millones 600 mil hectáreas que se sembraron en el ciclo 11/12.

-Las pérdidas de superficie por excesivas lluvias se incrementaron un 45 por ciento respecto a la campaña anterior.