Aunque el campo aumente la inversión, baja la cantidad de trabajos directos de la actividad

En base a los datos del Indec para el tercer trimestre, la publicación el Enfiteuta muestra como cae el empleo registrado en el campo pese al aumento de la inversión. Los datos son reveladores del poco peso del sector en los puestos de trabajo totales de la economía. Al tiempo que resulta útil enterarse sobre los empleos de la agricultura, ganadería, caza y silvicultura (como se lo denomina en la estadística) que no son tan conocidos como el hecho de la capacidad de generación de empleos indirectos que tiene la actividad.

La Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura importan solamente un 5,4 por ciento del total del empleo registrado, mientras que los trabajadores del sector ganan en promedio 5.035 pesos mensuales, un 27 por ciento más que hace un año atrás, pero unos 1.700 pesos menos que lo que perciben en promedio el conjunto de los trabajadores registrados en Argentina.

Según publicó el El Enfiteuta, en base a los datos de distribución funcional del ingreso del Indec para el tercer trimestre de este año, el trabajo registrado en el campo sugiere un porcentaje de escaso impacto en el total del empleo que general la producción "para un sector que asegura haber incrementado la inversión un 27 por ciento anual este año con desembolsos por 236 millones de pesos".

En ese tercer trimestre de 2012 en el campo se contabilizan 334.872 empleos registrados, es decir 6.689 menos que hace un año trás, mientras que específicamente en el sector frigorífico los empleos eliminados en un año fueron 1.228, asegura el informe, una cifra muy diferente a los 12 mil empleos que se perdieron en esa actividad por la intervención oficial en ese mercado, según un reciente informe de la Sociedad Rural Argentina.

En el sector de matanza de ganado, como lo denomina el Indec, en el tercer trimestre de este año se cuenta 59.290 empleos registrados con un salario promedio que pasó de 6.600 a 8.400 pesos mensuales en el término de un año.

Ese total de empleos en frigoríficos, 59.290, es de 6.000 empleos menos que el mismo trimestre de 2009 y 6.750 puestos menos que el pico máximo de la actividad, en la primera parte de 2010. Igualmente, estas cifras no llegan a la mitad de lo que denuncian los ruralistas.

Otros datos

Sector Semilleros, con polémica por tercerización, pasó de 4.100 a 4.620 obreros más (casi 13 por ciento). Es el de menos volumen de empleados agrarios.

Producción de frutas, aumentó en un año más de mil empleos.

Cría de ganado, producción de leche y lana: perdió 1.300 empleos en un año, De 94.838 pasó a 93.542.

Algunos datos del empleo del campo como para estar enterados y comparar. Por supuesto, cuando desde las entidades se refieren al tema, siempre están hablando de los empleos indirectos que fogonean las buenas cosechas y, más aún, cuando existen políticas que las estimulan.

Pero eso, es la parte de la historia más conocida, especialmente para los que vivimos en el interior del país, en la pampa húmeda, en donde verdaderamente conocemos lo que es y significa el campo, como si fuera un pariente cercano.

Foto: Paisaje de Rancagua de Angel Ricardo Juárez, el Pintor de la Llanura.