Argentina denunció a fondos buitres en en el G20

El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y la presidente del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, denunciaron a los fondos buitres durante la reunión celebrada en México.

La titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, advirtió sobre la acción que llevan adelante los denominados "fondos buitres" y señaló el carácter predatorio de su conducta y sus negativas consecuencias para el sistema financiero local e internacional. La funcionaria sostuvo que a partir del reciente fallo de la Corte de Apelaciones de Nueva York que favoreció a los fondos buitres, la deuda argentina perdió en promedio 15 por ciento de su valor, afectando al 93 por ciento de los acreedores que aceptaron la reestructuración.

"La actuación de los fondos buitres debería constituir una preocupación global, no sólo para la Argentina, por el impacto negativo de sus conductas predatorias en la estabilidad financiera", expresó del Pont, considerando que "el accionar de estos fondos debe ser analizado con el mismo criterio que se viene aplicando respecto al comportamiento irresponsable y procíclico de las calificadoras de riesgo, algo que venimos denunciando desde hace tiempo, y tiene que formar parte de la agenda global para la preservación de la estabilidad financiera".

Así, agregó, "la Argentina seguirá creciendo y cumpliendo con todas sus obligaciones derivadas de la reestructuración de la deuda, a pesar de la discriminación de quienes fueron corresponsables del feroz endeudamiento en que incurrió el país y del estallido que sufrió hace diez años", advirtiendo: "La discriminación, las críticas y hasta las amenazas que soportó la Argentina al poner en marcha este modelo de desarrollo con inclusión se mantienen aún hoy".

En sus declaraciones, cuestionó: "¿Cómo se explica sino que con indicadores de solvencia envidiables -entre ellos que la deuda pública en manos privadas y en moneda extranjera equivale a sólo el nueve por ciento del PBI- el nivel de riesgo país supere 1.000 puntos básicos, cuando durante la década del 90, con un patrón de acumulación financiera y crecientes desequilibrios que luego estallarían, la Argentina mostraba un riesgo país inferior, inclusive menor que el promedio de la región, y hasta poco antes de la explosión de la convertibilidad?".

Según sostuvo, "desde 2003 en adelante, sin ayuda de las instituciones financieras internacionales y a pesar de las críticas, la Argentina recuperó su economía, logró un crecimiento real anual de 8 por ciento en promedio, avanzó fuertemente en la distribución del ingreso y reestructuró el 93 por ciento de su deuda con acreedores privados".

Así mismo, agregó, "muchos de los arreglos institucionales que se han hecho en el mundo a posteriori, y que hoy se utilizan para aislar la situación argentina, provienen justamente del aprendizaje que el mundo ha hecho a partir de la dramática experiencia de nuestro país".

En este marco, Lorenzino expresó "que este perjuicio haya sido disparado por el accionar de los fondos buitres es francamente inexplicable dado que supone receptar la pretensión de quienes especulativamente adquirieron bonos a sabiendas de la imposibilidad de pago de la Argentina, con el único propósito de optimizar sus márgenes de ganancia" y sostuvo que "en el marco de la crisis europea y la necesidad de apuntalar el crecimiento y el empleo mundial, y a diferencia de algunas economías avanzadas que eligieron implementar recetas de ajuste fiscal y flexibilización laboral, el gobierno argentino sigue determinado en enfrentar la crisis externa en base a políticas que favorezcan el crecimiento y la creación de empleo, contribuyendo de esta forma a sostener la demanda agregada global".