Tendencia creciente en compra de inmuebles por parte de multinacionales

Ante las limitaciones para girar dividendos a sus casas matrices y para resguardar su capital, debido al control de divisas, las multinacionales se están volcando a la compra de inmuebles.

Según cuenta Gonzalo Monarca, titular de Grupo Monarca, “es una tendencia creciente; cada vez hay más multis que nos consultan para invertir en nuestros
De esta manera, la gente comienza a pensar en invertir en una propiedad para resguardar sus pesos en un bien durable y que su dinero no se desvalorice, las empresas se encuentran ante la encrucijada de qué hacer con las ganancias que deben reportar al exterior.

“Hasta hace muy poco las multinacionales estaban reticentes a la compra de inmuebles corporativos; de hecho, la gran mayoría es inquilina de sus propios espacios”, cuenta Lucas Zalcwas, presidente de la constructora P&S. “Desde julio esa tendencia se revirtió y hoy esas mismas empresas están volviendo a invertir en ese tipo de unidades. Un claro ejemplo de ello es una firma extranjera que acaba de comprar el 60% de uno de nuestros edificios”, agregó el ejecutivo, quien prefirió reservarse el nombre del comprador por un acuerdo de confidencialidad.

Según explica el diario BAE, más allá de resguardar las ganancias existe un número de compañías que realizan este tipo de inversiones de modo “temporario” ya que utilizan los inmuebles como resguardo de valor a la espera de que las trabas cambiarias se suavicen y puedan sacar el dinero fuera del país.

También están los que encuentran en los controles cambiarios la posibilidad de ingresar en un negocio alternativo, como el de la renta inmobiliaria; es por ello
que algunas empresas se lanzan a comprar oficinas para luego alquilarlas y obtener también una renta por ello.

“Las compañías encuentran en la compra de inmuebles corporativos o en el ingreso en un fideicomiso la posibilidad de no tener el dinero ‘parado’ –cuenta Rodrigo Fernández Prieto, de Fernández Prieto y Asociados–. Creo que si en algún momento las empresas pueden comenzar a girar ese dinero, la inversión extranjera en este tipo de desarrollos va a desaparecer.”

Algunas fuentes del sector coinciden en que esta tendencia aún no es tan masiva como para impulsar el desarrollo de nuevos edificios corporativos, aunque sí impactará en las ventas.

El corredor norte del GBA, el más codiciado

En el segundo trimestre de 2012 casi el 60% de la demanda de empresas de oficinas premium se concentró en la línea de la Panamericana, desde Vicente López hasta Pilar.

La zona norte del Gran Buenos Aires aparece como una excelente opción a la hora de pensar en radicarse, dejando atrás la época en la que las compañías peleaban por encontrar una buena oficina en el microcentro porteño, en Catalinas o en Puerto Madero.

Según un informe de la consultora Colliers, tan sólo en el primer trimestre del año se absorbieron en esta zona 7.555 metros cuadrados de oficinas, mientras en la zona de Catalinas se liberaron 7.500 metros cuadrados, lo que equivale a una vacancia del 7 por ciento.

Esta preferencia de las empresas por la zona norte de GBA, que concentra el 17% de la oferta del mercado, es acompañada por la existencia de nuevos proyectos.

De los principales edificios en construcción que se sumarán al mercado en lo que resta del año, un 66,2% se encuentra en esa zona.

Los valores en precios de venta en los últimos meses los valores alcanzaron un promedio de u$s3.924 el metro cuadrado de oficinas A y AAA.