Aumento y ampliación del régimen de asignaciones familiares

La Unidad de Atención Integral (Udai) en Pergamino de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) ha distribuído recientemente una nota de prensa con información completa sobre el nuevo régimen de asignaciones familiares recientemente anunciado por la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. Incluye un pormenorizado detalle de los aumentos y ampliaciones implementados, con ejemplos y sin olvidar el impacto que tendrá sobre la economía. Lo reproducimos textualmente.

Hace unos días la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, anunció una ampliación y un cambio de paradigma en la protección integral de los grupos familiares mediante modificaciones al régimen de las Asignaciones Familiares (AAFF) por Hijo. El fin es lograr que la asignación llegue a las familias que realmente lo necesitan y amplía la cobertura de esta asignación, estableciendo nuevos topes y aumentando los montos a cobrar por los beneficiarios. Se ampliará la cobertura a los hijos de trabajadores que perciban ingresos de hasta $ 14.000 por grupo familiar.

A partir del nuevo régimen, 270.000 familias que antes no recibían asignaciones ni podían descontar de Ganancias, las comprendidas entre $ 5200 y $ 7000 de ingreso, van a empezar a cobrar la Asignación Familiar. Asimismo, 63.331 trabajadores que antes cobraban asignaciones familiares y descontaban de Ganancias, ya que los ingresos se consideraban individualmente y no por grupo familiar, van a poder seguir descontando de Ganancias hasta $ 7200 anuales.

Casi el 60 % del total de menores en la Argentina, 7.345.024 niños menores de 18 años, reciben un ingreso por parte de ANSES y 269.813 familias que antes no recibían asignaciones familiares, empezarán a cobrarlas. De estos niños, 3.540.717 acceden a la asignación universal por hijo y 3.804.307 perciben la Asignación Familiar por Hijo (trabajadores formales).

A partir de este mes, las asignaciones familiares aumentan un 25,9 %, por lo que el monto que perciben los trabajadores, desempleados, jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo pasará de $ 270 a $ 340 y para Hijo con Discapacidad de $ 1080 a $ 1200.

Al respecto, Ma. Eugenia Ball Lima, Jefa de Anses UDAI Pergamino declaró: “Se trata de una medida que no sólo aumenta el monto de las asignaciones sino que otorga mayor cobertura y fundamentalmente dota al régimen de asignaciones familiares de mayor equidad y justicia redistributiva. Vale señalar que nos estamos refiriendo a las asignaciones familiares por hijo que cobran tanto los trabajadores formales, como los informales, desempleados y jubilados.

Hasta el momento, sólo se consideraba la situación del grupo familiar para el cobro de la asignación universal por hijo y por embarazo, donde se cruza la situación de padre y madre. En este caso, si alguno de los dos posee un ingreso como trabajador formal u otro beneficio no tiene derecho al cobro de estas asignaciones. No ocurría este cruce de información para el cobro de asignaciones familiares de los trabajadores formales. Por ello se daban situaciones de familias que percibían al mismo tiempo asignaciones familiares y descontaban del impuesto a las ganancias en concepto de hijos a cargo, con lo cual poseían dos transferencias de recursos públicos al mismo tiempo –directa, a través del cobro de la asignación, e indirecta a través de la deducción impositiva. Con esta medida ello se subsana.”
El grupo familiar seguirá cobrando la suma de dinero correspondiente a la categoría a la que pertenecía antes del cambio, con los aumentos otorgados por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, correspondientes a dicha categoría, o bien, será incluido en una nueva categoría mejor, por el aumento de los topes.

De esta manera, todos los trabajadores y sus hijos que tienen derecho a las asignaciones familiares van a mejorar sus ingresos, ya sea por una transferencia directa de ANSES o porque pueden deducir hasta $ 7200 anuales de ganancia, si cobran más de $ 14.000 mensuales.

En relación a la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo para la Protección Social se destaca que se trata del aumento más significativo que se ha dado hasta ahora, y que se realizó en base a los aumentos salariales que se vienen dando en el país. Este es un nuevo derecho que ha tenido un impacto muy grande en las zonas más vulnerables de la Argentina.

¿Cuáles son los cambios implementados?

1. Nuevo modo de cálculo: “Control de derecho conforme al grupo familiar”
El nuevo esquema elimina la posibilidad de que una familia pueda cobrar la asignación familiar y al mismo tiempo realizar la deducción por hijo de ganancias, dotando al sistema de mayores niveles de equidad y posibilitando que el Estado proteja a todos los trabajadores argentinos.

2. Establecimiento de nuevos topes
Se establece un nuevo tope, en donde la suma de los ingresos de ambos cónyuges no podrán superar los $ 14.000 (se sumarán todos los ingresos: relación de dependencia, renta del autónomo, jubilaciones, planes sociales, etc.)
Además ninguno de los dos padres y/o madres podrán percibir un ingreso mayor a $ 7000 por mes. Este ingreso es el que da derecho a la deducción de impuesto a las ganancias.
Antes se tenía en cuenta solamente el ingreso de uno de los padres y el mismo no podía superar los $ 5200. Ahora se considerará el ingreso familiar hasta los $14.000.

3. Modificación de los rangos salariales
Se crea un nuevo rango para el cobro de asignaciones familiares para quienes tienen ingresos de $ 5200 hasta $ 7000 por padre.
A partir de ahora, existirán dos grupos: aquellos que reciben la Asignación Familiar de ANSES y aquellos que pueden deducir de Ganancias.

4. Aumento de las asignaciones familiares
A partir de este mes, las asignaciones familiares aumentan un 25,9 %, por lo que el monto que perciben los trabajadores, desempleados, jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo pasará de $ 270 a $ 340 y para Hijo con Discapacidad de $ 1080 a $ 1200.
Nuevas rangos según ingresos:

• Los grupos familiares que ganan hasta $ 3200 por mes cobrarán $ 340 por cada hijo y $ 1200 por cada hijo con discapacidad.
• Los grupos familiares que perciben ingresos entre $ 3201 y $ 4400 por mes cobrarán $ 250 por cada hijo y $ 900 por cada hijo con discapacidad.
• Los grupos familiares que ganan entre $ 4401 y $ 6000 por mes cobrarán $160 por cada hijo. En el caso del hijo con discapacidad, el monto será de $ 600 sin tope máximo.
• A ellos se suma el nuevo rango, para aquellos grupos familiares que ganan entre $ 6001 y $ 14.000, quienes pasarán a cobrar $ 90 por cada hijo.

El impacto macroeconómico de la medida:

• Logra que la Asignación llegue a las familias que realmente lo necesitan. Esto genera un fuerte efecto multiplicador ya que en los deciles más bajos la propensión al consumo es mayor. La transferencia de un $1 implica un crecimiento de la demanda agregada de $2.72 en promedio, llegando a $3,65 en el decil más bajo.
• Amplía la cobertura de las asignaciones familiares, llegando a 269.813 trabajadores que antes cobraban de ANSES, ni podían descontar de ganancias.
• Efecto expansivo en el mercado interno del país, colocando más de $5.206 millones por año en la economía real.

El titular de ANSES Diego Bossio explicó que “quienes poseen menores ingresos tienen un aumento mayor. Lo que permite consolidar un modelo progresivo que busca una mejor y más justa redistribución de los ingresos. Además, se generará un fuerte efecto multiplicador en la economía, ya que los más de 5 mil millones de pesos adicionales se vuelcan en un mayor porcentaje a las familias de menores ingresos y con mayor propensión al consumo de alimentos, útiles escolares, zapatillas y vestimenta. Esto redunda en un fuerte impulso al mercado interno”.