Sólo 1 de cada 10 pesos que ingresan a la banca pública se destina a financiar empresas

La relación depósitos/préstamos se incrementó para el caso de los privados 10 puntos porcentuales, mientras que para el sector público subió 5,4 puntos porcentuales.

Según informa el website de economía, abeceb.com, en el último tiempo desde el Gobierno Nacional se ha cuestionado el nivel de préstamos que los bancos otorgan al sector privado y más específicamente a las empresas. Al observar la relación entre la cantidad de depósitos disponibles tanto en bancos públicos como privados y los créditos otorgados, se observa que los privados concedieron un 27,8% del total de su cartera a las empresas, mientras que los públicos tan sólo un 11% en el último año. Esto se traduce en que prácticamente de cada 10 pesos que entran a la banca pública, 1 se destina al financiamiento de emprendimientos productivos.

La relación préstamos/depósitos subió para el caso de los privados 10 puntos porcentuales, mientras que para el sector público se incrementó en 5,4 puntos porcentuales, prácticamente la mitad.

Del total de depósitos que percibe el Banco Nación, principal prestamista en el sector público, sólo un 5,7% se transfieren para créditos a empresas (alrededor de $ 7.500 millones en 2011). Este bajo nivel de financiación al sector productivo tiene su contraparte en los préstamos que realiza el Nación al sector público no financiero (SPNF). Al cierre de 2011 el stock de créditos al SPNF ascendió a los $ 24.500 millones, equivalente a 3,3 veces más que lo destinado para empresas. De este modo en la relación sobre los depósitos totales, el sector público recibe un 19% de los créditos, contra el 5,7% mencionado de las empresas.

En otro orden, en los últimos días, se abrió una nueva polémica entre la Nación y Ciudad de Buenos Aires por el traspaso de los depósitos del Banco Ciudad al Banco Nación. Los mismos representan un monto cercano a los U$S 7.000 millones. Dicha situación se está resolviendo actualmente en el Congreso. A raíz de ello surge el interrogante de hacia dónde podrían destinarse esos fondos en caso de que el traspaso finalmente fuera aprobado.

Si el Nación decidiera utilizarlos para financiar a empresas, la relación entre lo que le presta al sector público respecto a la actividad empresaria se reduciría a 2 veces, lo cual mejoraría sustancialmente la distribución.

A su vez, otra de las incógnitas es qué ocurrirá en materia de créditos hipotecarios, teniendo en cuenta que el Banco Ciudad se caracteriza por la entrega de este tipo de préstamos de largo plazo. La quita de depósitos complicaría la financiación, por lo que el Banco Nación debería intentar suplirla con esos U$S 7.000 millones.

Hoy por hoy la estructura del Nación es 10 veces más grande que la del Banco Ciudad. El primero destina tan sólo $ 10.000 millones para líneas de vivienda contra los $ 4.000 millones que otorga el Ciudad. Además, la cantidad de fondos que el Banco Nación destina para el sector público hoy duplica la suma que utiliza para financiar los planes hipotecarios.

Así, según abeceb.com, la próxima polémica en puerta será por el financiamiento de los créditos hipotecarios, un problema que no ha tenido solución concreta en los últimos años.