En los primeros meses se registró una leve caída en la rentabilidad de la construcción

La fuerte desaceleración del sector y las trabas a las importaciones colaboraron para que el índice no siguiera cayendo al ritmo que lo venía haciendo en los últimos años. 

A la luz de la importante desaceleración de la actividad de la construcción y de las trabas a las importaciones, la rentabilidad de este importante sector, entendida como la relación en dólares entre el precio de venta y el costo de construir, ha sufrido una leve caída en los primeros meses del año, advierte un trabajo de la consultora abeceb.

Afirma también que la caída de la actividad y los problemas para importar insumos "colaboraron para que el índice (de rentabilida de la construcción) no siguiera cayendo al ritmo que lo venía haciendo en los últimos años".

Se puede estimar el comportamiento del estímulo para invertir en la construcción, analizando la rentabilidad de la actividad mediante el cociente entre el valor promedio de los precios en dólares de los departamentos nuevos de la ciudad de Buenos aires y el costo en dólares de construir un metro cuadrado, sin incluir el valor del terreno.

Apunta la consultora que en el primer semestre de este año, el crecimiento interanual de ambos valores fue del 7,8 y del 10,5 por ciento, respectivamente, lo que da cuenta de una merma del ratio Q, como se denomina al índice citado anteriormente.

Este ratio Q tuvo una marcada reducción en torno al 6,4 por ciento el año pasado, teniendo en cuenta los aumentos de los costos del 21,6 por ciento en dólares, según la medición de la Cámara Argentina de la Construcción.

En tanto, en los primeros seis meses del presente año se puede observar una leve reducción de la rentabilidad con respecto a 2011, debido principalmente al aumento del 28 por ciento que registraron los costos en junio.

Acota el análisis citado que habrá que ver cómo siguen evolucionando las restricciones para importar, con lo que se pueden encarer ciertos insumos. No obstante, la menor actividas del sector está contrarrestando, en parte , el posible incremento por los insumos importados.

También dice que hasta el momento, la gran mayoría de los desarrolladores inmobiliarios estaba sorteando las restricciones cambiarias con los emprendimientos nuevos, para los cuales aceptaban pesos a un tipo de cambio intermedio entre el oficial y el paralelo, de manera tal que aumentaban rentabilidad en pesos.

Pero en los últimos meses, cuando se profundiza la caída del mercado y aumentan las restricciones cambiarias, muchos se ven obligados a aceptar pesos al tipo de cambio oficial, con lo que resignan esa rentabilidad.