Además de cambio de manos, proveer seguridad necesita una correcta asignación de recursos

Las afirmaciones de la Secretaria de Gobierno de Pergamino, poniendo como impostergable la necesidad de que la policía sea traspasada al Municipio, nos plantea algunos interrogantes desde el punto de vista de las prioridades en el gasto del dinero público. Por qué debería mejorar la seguridad, simplemente por el cambio de manos, sin una correcta asignación de recursos.

*Por Eduardo Mario Costamagna

 

 

La Secretaria de Gobierno de Pergamino, Gabriela Taruselli, dijo que "no se puede postergar más el traspaso de la Policía a los municipios y reconoció la preocupación general por los hechos de inseguridad".

En declaraciones al Diario La Opinión, la funcionaria hizo mención a la "preocupación general" por hechos de inseguridad, responsabilizando en gran parte "a la falta de una conducción política en las estrategias de las fuerzas de seguridad para combatir el delito".

Publicadas el domingo 17 de junio como noticia principal de primera plana en el diario local, Taruselli consideró en sus declaraciones que "en Pergamino estamos en condiciones de asumir esta responsabilidad".

No sabemos si estas declaraciones deben interpretarse como un pronóstico de lo que se viene o como una respuesta política rápida al creciente malestar de la población pergaminense por la ola de delitos. Lo que nos interesa es que cualquier cambio en materia de seguridad sea efectivo y brinde resultados concretos.

Tampoco es nuestro interés analizar en este artículo si es conveniente o no el probable traspaso de la policía a los municipios, sino advertir que de nada valdría tal acción si, por ejemplo, no se cuenta con los fondos suficientes para afrontar tal responsabilidad con un resultado final adecuado.

Es indudable lo beneficioso que resulta dotar de mayor autonomía a las municipalidades, como ocurre en países desarrollados, y -por cierto- de vez en cuando soplan vientos de "federalismo" en ese sentido, pero en realidad parece ser más una huida de responsabilidades y gastos del gobierno provincial hacia las comunas, que una acción auténtica y coordinada en ese sentido.

Precisamente, cuando la Secretaria de Gobierno dice al diario que "si el Municipio no colabora económicamente en el alquiler de los inmuebles, la provisión de combustible y la compra y reparación de los móviles, no tendríamos una policía operativa en Pergamino", cabe preguntarse qué podría cambiar con el traspaso de riendas, si no se cuenta con el presupuesto necesario para mejorar cualitativa y cuantitativamente a la policía.

Si la Administración Scioli, ahogada por responsabilidades financieras, no alcanzará a cumplir, según se estima, ni siquiera con los fondos que le proveerá la reciente reforma impositiva votada en el Congreso Provincial, cómo asegurará o facilitará que Pergamino cuente con el dinero necesario para proveer mejor seguridad a los ciudadanos.

Sin conocimientos suficientes al respecto como para asegurarlo, pensamos que una policía dependiente del Municipio sería mejor que el statu quo actual, pero no dudamos que dicho cambio debería darse en un marco de mayor seriedad y menor improvisación.

No vale dudar de las buenas intenciones del Gobierno de Pergamino al respecto, al menos porque ningún funcionario de ningún municipio bonaerense puede ver sin preocupación como avanzan los delitos en sus jurisdicciones, al punto de crear un malestar que atenta contra la buena política. Tales las consecuencias de la falta de seguridad que se respira.

Lo que vale afirmar es que, en una cuestión tan delicada, sensible y compleja como la seguridad, no se puede caer en simplificaciones fáciles que podrían dar como resultado un peor remedio que la misma enfermedad.

Lo que deberían hacer los funcionarios votados por el pueblo, y especialmente los de la provincia, es establecer claramente prioridades.

Para ceñirnos a la temática de este sitio, la economía, restablecer prioridades es, ni más ni menos, replantearse en qué se gasta el dinero público. Por ejemplo: se gastan recursos en crear más puestos de trabajo nuevos en nuevos organismos de discutida necesidad o en aumentar la cantidad y la calidad de las fuerzas policiales?

*Director de economiayempresas.com.ar