Rizobacter representó a la Argentina en Boston

Fue entre otras 30 importantes empresas del país y la única de microbiología agrícola, en notable foro mundial de empresas de biotecnología y farmacéuticas. 

La empresa de Pergamino, junto a otras 30 compañías del país, participó en la Convención Internacional de Biotecnología 2012 desarrollada del 18 al 21 de junio en Boston, Estados Unidos, donde se reunieron más de 2900 empresas biotecnológicas y farmacéuticas, instituciones académicas y de investigación e inversores de todo el mundo.

Rizobacter Argentina -la única empresa argentina de microbiología agrícola presente- en el marco del pabellón argentino organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación,
tuvo la oportunidad de tomar la temperatura de los último adelantos en biotecnología a nivel mundial y generar relaciones con otras empresas e instituciones del sector tecnológico, pilar estratégico del desarrollo inclusivo por su potencial económico, su capacidad como generador de empleo de calidad y su relevancia social.

Según el ingeniero Gustavo González Anta, director de la empresa, “la participación en este evento fue definitivamente favorable para Rizobacter. Nos permitió tomar contacto con muchos actores del sector biotecnológico internacional. Pudimos compartir conocimientos con gente que trabaja en la multiplicación de microorganismos, empresas que fabrican reactores que permiten un seguimiento más controlado en el proceso de fermentación. Todas tecnologías que posibilitan mejorar continuamente el desarrollo de los microorganismos y, así, el proceso de producción de nuestros productos".

En el encuentro, representantes de instituciones muy importantes fueron a promocionar su oferta educativa y sus programas de investigación, como la Universidad de Tokio y Cambridge; y el Parque Tecnológico de Barcelona y el Centro Genómico de México.

Así se construyeron nuevos espacios para el desarrollo de nuevas tecnologías para el agro que capitalicen un camino recorrido en medicina, gracias a la participación de empresas de la industria farmacéutica que favoreció ampliamente la instalación de temas que tratan sobre la potencial integración de tecnologías médicas en la agricultura.