Confianza estable en marco de incertidumbre

Mientras que junio fue un mes caracterizado por conflictos, tanto gremiales como políticos, el cierre de las paritarias de los gremios más representativos han aclarado el horizonte de ingresos de las familias, según el último informe de la Fundación Mercado.

Para el mes de junio de 2012 el Indice de Confianza del Consumidor (ICC) fue de 29 por ciento, el de Ahorrista (ICA) del 29,6 por ciento y de Familias (ICF)  el 29,1 por ciento, que si se los compara con los de mayo muestran una suba del 1,1 en el ICC, del 2,2 para el ICA y del 1,3 para el ICF, según el informe de la Fundación Mercado.

La comparación interanual, es decir contra junio del 2012, también arroja mejoras del 5,2 por ciento en el ICC, del 7,4 por ciento en el ICA y del 5,4 por ciento en ICF.

Asimismo, la fundación dirigida por Oscar Liberman afirma que "en un mes signado por conflictos gremiales y políticos, el cierre de las paritarias de gremios testigo aclaró el horizonte de ingresos de las familias".

Agrega que en término generales, la variación mensual positiva tiene que ver con un aumento de la percepción de la situación presente (de 3,3 por ciento) unida a una mejora de las expectativas (del 1,1 por ciento).

Los indicadores parciales muestran que la variación de percepción de la situación presente de consumo tuvo una desmejora de 12.8%, en contraposición a la percepción de empleo, que aumentó un 14.7 por ciento. Las expectativas económicas y de empleo mejoraron un 15.5 por ciento y un 1,9 por ciento respectivamente, mientras las expectativas de ingreso se redujeron un 2.1 por ciento y las inflacionarias empeoraron un 10.7 por ciento.

Por su parte, el porcentaje de familias con capacidad de ahorro en junio fue de 17,3 por ciento, en tanto que las expectativas de ahorro subieron en 14,1 por ciento y las intención de montos ahorrados respecto del mes anterior cayó un 6,1 por ciento.

Agrega Mercado que durante el mes en estudio, la tendencia de compra de bienes durables fue de 9,6 por ciento,  superior a la de mayo que fue de 9 por ciento. La estabilidad de esta variable puede explicarse porque si bien mejoraron los ingresos, las expectativas inflacionarias pesimistas, retrajo las expectativas de ingresos.

En el consumo de mediano y largo plazo, la tendencia de compra de automóviles en junio fue de 2.4 por ciento, frente al 2,7 por ciento de mayo. La intención de construcción de viviendas fue de 2.4 por ciento, respecto al 3.0 por ciento de mayo, mientras la intención de compra de viviendas fue de 1.7 por ciento, frente a 1.8 por ciento de mayo.

En cuanto a las perspectivas futuras, la Fundación Mercado anota que los resultados de junio "muestran el cierre de un semestre con incertidumbre política y cambiaria, combinadas con expectativas de ingreso definidas. El cierre de las principales negociaciones salariales muestra a las familias un aumento de ingresos en línea con sus expectativas inflacionarias, lo cual establece ingresos reales futuros estabilizados".

A su vez -agrega- el mayor ahorro "impacta sobre la tendencia de consumo de largo plazo", con lo que "las tendencias en el segundo semestre de este año se encuentran enmarcardas en la ecuación de estabilidad entre empleo, inflación y tipo de cambio".