Bajarían encajes a bancos si prestan a PyMEs

Al tiempo que se conoció la nueva normativa del BCRA, que obliga a los bancos a prestarle con condiciones definidas al sector productivo, trascendió que el directorio de la institución comenzó a analizar una norma que permitiría suavizar el impacto de la medida.

De esa forma, los bancos que den mayor cantidad de créditos de inversión a las PyMEs se verían beneficiados con una baja de encajes, con lo que las entidades afectadas por la decisión oficial ganarían, así, mayor capacidad de financiamiento y podrían conseguir más rentabilidad.

Mercedes Marcó del Pont, titular del banco Central, en un reportaje al diario Página 12, dijo que el directorio del Central está trabajando "para sacar nuevos requisitos de encajes, donde vamos a premiar a aquellos bancos que presten a más largo plazo y a PyMEs".
Las condiciones de la nueva línea de préstamos tienen las características que habían trascendido: será a tres años de plazo; deberá aplicarse a proyectos de inversión que presenten las empresas, tanto la compra de bienes de capital como la construcción de plantas; la tasa será fija y del 15 por ciento anual por los tres años del préstamo (equivale a Badlar de junio más 400 puntos básicos); el monto que cada entidad deberá destinar tiene que ser el equivalente al cinco por ciento de los depósitos del sector privado y habrá tiempo hasta fin de junio de 2013 para desembolsar la totalidad de los fondos.
La puesta en marcha de esta nueva línea de financiamiento permitirá aplicar, en lo inmediato, un piso cercano a los 15.000 millones de pesos para estimular la inversión de las empresas que operan en la Argentina.
Marcó del Pont destacó que con esos créditos, los bancos tendrán ganancias, aunque admitió que serán menores a las que les daban los créditos al consumo.
También explicó que la entidad monetaria tomó esa decisión con el objetivo de cubrir la demanda de créditos de inversión insatisfecha.
Así, la funcionaria, sostuvo que “no va a haber demanda si los bancos exigen a las empresas que paguen en un año y con tasas del 20 por ciento. Las condiciones tienen que ser consistentes con su rentabilidad esperada”, puntualizó.