De Vido y Kicillof denunciaron que Repsol buscaba vaciar YPF

El ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, y el secretario de política Económica, Axel Kicillof, denunciaron que Repsol llevaba adelante un "plan sistemático para vaciar YPF" y confirmaron que el próximo lunes terminará la intervención.

Los funcionarios brindaron una conferencia de prensa en la sede del Ministerio de Economía. Alli, Kicillof dio a conocer la situación en la que la intervención encontró a la compañía a mediados de abril último y tras reiterar que la petrolera española redujo paulatinamente la producción local de gas y petróleo, afirmó que "el plan era profundizar esa estrategia en los próximos años".

Así, el secretario de política Económica, destacó que las reservas de petróleo de YPF son actualmente un 50 por ciento inferiores a las que tenía en 2001 y las de gas son aun menores de la mitad. "O sea que a pesar de que produjeron menos tienen menos reservas, por lo que es una compañía en liquidación".

El funcionario explicó que mientras YPF producía cada vez menos, Repsol "utilizaba sus ganancias para expandirse como grupo internacional. Era una vaca lechera a la que iban a ordeñar hasta la muerte", sostuvo. “Repsol se internacionalizó "a costillas de YPF", por lo que acusó al grupo español de "canibalizar" y "jibarizar" los activos de la petrolera local, además de "maltratar" los recursos y el medio ambiente”.

Kicillof repasó la situación económica de la compañía desde el momento en el que la adquirió Repsol hasta ahora y destacó que las "ganancias eran jugosísimas".

El secretario de Política Económica consideró que la empresa había dejado de invertir porque "estaba de salida, se había sobre endeudado". Y consideró que el Gobierno "actuó a tiempo". Puntualizó que “al ser una empresa tan grande, tan sólida, con tanto potencial, para nosotros no va a ser un problema revertir la situación”.

El aún vice interventor de YPF destacó, además, que como Repsol había dejado de explorar, YPF se había convertido en "un negocio financiero de ganancias fáciles para llevárselas al exterior". Y aseguró que Repsol liquidó buena parte de los activos de YPF en sus primeros dos años de gestión, para pagar la deuda que había tomado para adquirir la petrolera local. "Y otra parte de los activos de YPF quedan en el grupo Repsol pero se van de YPF. Con eso entró en una carrera en la que hoy parte de ese gas que no tenemos se lo tenemos que ir a comprar a Repsol, de yacimientos que eran de YPF", sostuvo.

“La empresa vino y se sentó frente al ministro de Planificación y le dijo que si no le daban el precio internacional iba a dejar de invertir", aseguró en referencia a que una de las quejas de Repsol era que el Gobierno argentino no le permitía cobrar el petróleo a precios internacionales en el mercado local.

En ese sentido, recordó que los gobiernos provinciales revirtieron varias de las concesiones ante la falta de inversión, por lo que consideró que se trató de "una política deliberada" del grupo español "de desabastecimiento y desinversión para forzar un aumento de precio. Inclusive vaticinaban que a principios de 2014 el precio interno iba a ser el precio internacional. Porque iba a ser tan poco el petróleo que nos iba a quedar que no nos iba a quedar otra que pagar precios internacionales o importar".

En la conferencia, Kicillof describió la situación de YPF, como una empresa a la que se estaba vaciando y, de esa manera, destacó que el Gobierno actuó a tiempo y "nos dejan una YPF con una potencialidad enorme aún con toda la destrucción que hicieron".

También, aseguró que "no sé cuánto nos va a tomar revertir todo el daño, pero esto lo hemos hecho desde el día 1 de la intervención".

El titular de la cartera de Planificación, por su parte, destacó que desde que la intervención se hizo cargo de la compañía creció el nivel de producción tanto de gas como de petróleo y que se restablecieron los stocks de las estaciones de servicio, con lo que se eliminaron los faltantes de combustible que se producían durante los fines de semana largos.

De Vido, aseguró además que la Casa Rosada no buscará desprenderse de la compañía: "Nosotros no queremos vender, queremos buscar socios para producir. La política va a ser hacer círculos virtuosos para que el resultado sea ganar y ganar para todos".

YPF fue intervenida el 16 de abril, cuando Cristina Fernández anunció el envío del proyecto de ley al Congreso que expropió el 51 por ciento de las acciones que estaban en poder de la española Repsol.

La norma que fue sancionada a principios de mes, declaró de "utilidad pública" y como "objetivo prioritario" el autoabastecimiento de hidrocarburos, así como su explotación, industrialización, transporte y comercialización. Tras su promulgación, se designó a Miguel Galuccio como gerente general, cargo que desempeñará al menos hasta el 4 de junio, cuando se realizará la asamblea de accionistas que designará sus nuevas autoridades.