7 preguntas para el dolor de dólar

Parte en serio, parte en broma, siete preguntas con sendas respuestas incorrectas, pero que quizás inviten a pensar hacia adelante sobre la otra gran pasión argentina.

Por Eduardo Mario Costamagna*

Cíclicamente los argentinos sentimos dolor por el dólar. Y ya que no queda más remedio...
Hablemos del dólar.

Para ser breves y sinceros formulamos preguntas que nos preguntamos todos y le dimos las respuestas que seguramente no serán correctas ni tampoco completas, por lo que deseamos que solamente inviten a pensar. Si lo logramos, será bastante.

Por qué se controla tanto la compra-venta de dólares?

- Porque el Gobierno central quiere quedarse con todas las divisas que pueda para pagar lo que debe y comprar energía, esa que antes exportábamos y ahora nos hace falta. Como la fábrica de dólares no la tenemos, hay que restringir la compra de divisas a empresas y particulares y se detiene la fuga de capitales.
Otra forma sería pedir prestados, pero esto no sucede ahora. No viene al caso determinar si es porque no nos prestan o porque no pedimos prestado.

Por qué subió tanto el dólar?

- No se Usted, pero yo no me complicaría con teorías y teóricos. Se puede ver más simple: cuando se lo prohíbe todo el mundo quiere comprarlo. Además de que, el dólar es otra gran pasión argentina fruto de nuestro desamor por nuestra moneda y de nuestra desconfianza de todo lo que dice cualquier gobierno. Tanto nos han mentido...

Por qué después bajó el dólar?

- Porque llegó a un precio bastante loco. A medida que sube el precio aumenta la gente que ve una buena ganancia y quiere venderlos. Cuando la gente que quiere venderlos es más que la que quiere comprarlos, el precio baja. Irónicamente, una restricción del mercado produce un libre mercado. Chiquito y negro, pero libre.

Qué debo hacer con mis dólares?

En serio se lo digo. Todo depende de lo que usted quiera hacer con su vida. Mire, en esta decisión hay muchos factores para tener en cuenta y cada persona es un caso. Tiene que ver desde la necesidad y la cantidad de dólares que se tenga, hasta la actividad de uno, pasando por la edad que uno tenga (no siempre se tiene en cuenta). No es lo mismo para un tipo que tiene 30 que para otro que anda por los 70.

Si mis dólares los tengo en el banco, los saco o los dejo?

Difícil respuesta que, si la tuviera, sería irresponsable escribirla. Porque cada persona (ahorrista, inversor, especulador) es un caso distinto. Pero -créame- siempre será mejor hacer lo que le permita dormir tranquilo.

Eso que está pasando es lo mismo que ya pasó en otros años?

Definitivamente no, aunque sea parecido en sus causas. Gastamos más de lo que podemos y vienen los problemas.
Pero hablando de cosas que cambian, (por ejemplo que ahora hay más reservas), habría que tener en cuenta que el verdadero corralito de estos años es el control impositivo.
Se lo explico: además de llegar a ahorrar (millones de argentinos no lo pueden hacer), de decidir qué hacer con sus ahorros, después de aguantar las crisis reales y las inventadas, después de pensar si compra o si vende, le anticipo otro problema: el origen.
No solo tendrá que mostrar que los dólares que quiere gastar son del auténtico color verde dólar, sino que también deberá mostrar el color del origen de esos dólares. Se entiende?
El dólar-detector-Afip deberá dar blanco.

Que puede pasar con el dólar de ahora en más?

Viajo al futuro y le cuento.

*Director de www.economiayempresas.com.ar