La FIFA ganó por goleada el Mundial de Brasil

FifaPorGoleada22jul14

 

Si hay un evento que se destaca como la joya de la corona del fútbol es, sin dudarlo un instante, la Copa Mundial de la FIFA. Este 2014, la cita elegida fue Brasil, un país potencia de la economía mundial, pero con latentes conflictos sociales muy fuertes en el seno de su comunidad. Es esa tierra el deporte es rey como en ningún lugar del mundo, donde los niveles de sentimiento y pasión están a flor de piel en su gente, explica Euromericas Sport Marketing en su informe: "FIFA selección campeona en Brasil"

Gerardo Molina, profesor emérito en Marketing Deportivo y CEO de la agencia, explica que la FIFA otorga a los países anfitriones la posibilidad de efectuar el evento, llevando a las mejores 32 selecciones del mundo.

Los números que obtienen son sorprendentes, se embolsa el 95% de los ingresos que produce, que en el caso de Brasil hasta la fecha asciende los 4.900 millones de dólares, muy por encima de lo obtenido en los Mundiales de Sudáfrica (1.800 millones) y Alemania (1.760 millones).

La FIFA es una de las empresas multinacionales más importantes del mundo, y el evento que ofrece a los países constituye "una especie de franquicia", de las más cotizadas en el mundo empresarial del planeta.

La fuente más importante de ingresos que conforman ese porcentaje provino:

1-De la venta de los derechos de televisión (55% del total), ya que en el Mundial de Brasil los medios de comunicación del mundo pagaron 4.300 millones de dólares (el total de las emisoras en conjunto, cifra que rompe la marca histórica). De ese total, los derechos que la FIFA (ya negociados) con Europa fueron del 65%, mientras que con el resto del mundo completó el 35% restante. Esa suma multimillonaria se debe dimensionar con la audiencia total acumulada que vio el evento en todo el mundo. La propuesta de contar con un Mundial de fútbol es la más atractiva vidriera para miles de anunciantes de las más diversas industrias.

2-Patrocinios (25%),

3-Merchandising (20%) y

4-Servicios de todo tipo, otras de las fuentes de ganancias para la FIFA. Adidas, Coca Cola, Hyundai, Emirates, Visa, Sony, entre otras, han pagado 80 millones de dólares cada una para estar como patrocinadores exclusivos en Brasil. Invirtieron en total juntas, en promedio ponderado, 3 millones de dólares por día en campañas publicitarias y acciones de marketing directo. Existen 22 empresas que han llegado a acuerdos de patrocinios técnicos con el ente por 156 millones de dólares (ofrecen servicios de soporte a directivos).
La FIFA ofreció paquetes premium, que consisten en venderlos a los ejecutivos y grupos de directivos de las más importantes empresas del mundo para asistir al evento como invitado VIP, a precios que no bajaron de los 49.000 dólares por persona.

El total facturado por este servicio fue de 1.200 millones de dólares, detalla el estudio de Euromericas Sport Marketing

Las campañas publicitarias que se ponen en marcha con motivo del Mundial aumentan los ingresos de la industria a escala global, en este caso será de un 64% promedio ponderado en los cinco continentes.

La torta publicitaria en Latinoamérica, por ejemplo, creció un 58% en los canales tradicionales y 42% en internet, mientras que en Europa las mismas fueron del 77% y 66 % en las redes sociales. Esta cifra se elevaría en un 33% en la final entre Argentina y Alemania del domingo, explica Gerardo Molina, director del informe de Euromericas Sport Marketing

En cuanto a los principales anunciantes se situaron en orden:

1-Compañías aéreas, lideradas por el poder de la inversión del continente asiático.

2-Indumentaria, electrodomésticos y la telefonía celular siguieron en la lista.

3-Los principales socios comerciales que acompañan a FIFA son: Fly Emirates, Coca-Cola, Castrol, Adidas, Sony, Visa, Kia, Budweiser, Continental, Moy Park, Mc Donald?s, Oi, Yingli y Johnson & Johnson.

4-En cuanto a las empresas brasileñas patrocinantes presentes son: Garoto, Itau, Centauro, Liberty Seguros, Wise Up y Apex Brasil.

Estadísticas

La FIFA facturó 11 veces lo recaudado en el Mundial de Sudáfrica y 14 veces en el de Alemania, detalla la estadística del informe de Euromericas Sport Marketing.

En el terreno de las marcas se repitió el clásico Mundial entre las empresas Nike y Adidas. Ambas vienen luchando por la supremacía del mercado de uniformes, valorado en 7.500 millones de dólares, de un total de US$ 22.000 millones en artículos deportivos.

Adidas invirtió US$ 3.450 millones para representar a los principales equipos de esta Copa, lo que le permite, por tener a las dos selecciones en la final, sumar ganancias por US$ 8.590 millones en la venta de camisetas y productos de la marca, incluida la pelota, detalla el especialista internacional en Marketing Deportivo Gerardo Molina

Nike, en tanto, facturó US$ 1.120 millones, aunque invirtió US$ 899 millones. La marca de la pipa se quedó sin finalistas a pesar de haber contado con 10 selecciones de las 32 que participan.

Las firmas alemanas Adidas y Puma tenían ocho cada una, solo que la primera acapara los mejores países. Por último, quedan otras cuatro marcas vestidas por otras.

Venta de licencias

Según revela un informe titulado "Marca FIFA, la fábrica de hacer millones", de la agencia especializada Euromericas Sport Marketing, Brasil 2014 superó en venta de licencias vinculadas a otros acontecimientos del deporte mundial, como los Juegos Olímpicos –de verano y de invierno-, la NBA –play offs y finales- y el Súper Bowl -la final del fútbol americano de Estados Unidos-.

En el informe se explica que el sistema de merchandising impuesto por la FIFA es "el mejor del mundo", y lo atribuye a la posibilidad de vender los derechos de uso de sus logos e imágenes a compañías de cualquier punto del planeta interesadas en comprarlos para luego fabricar y vender esos productos.

Con relación al Mundial pasado, Sudáfrica 2010, la venta de licencias creció hasta un 1.200%.

"El sistema utilizado por la FIFA está tan perfeccionado que, nada más de ser creados dichos productos, pasan a ser propiedad del organismo que hace uso de la protección y control de la marca", dice en su trabajo Euromericas Sport Marketing.

Los productos textiles con el logo oficial de la FIFA son los más vendidos, pero el máximo organismo del fútbol internacional también obtiene ingresos importantes por recordatorios personales y corporativos, souvenirs, relojes e incluso joyas.

Hasta el momento se lleva facturado un total de 7.900 millones de dólares, cifra que se incrementara en un 22% aproximado por las ventas que se generaran por la gran final de Argentina y Alemania.

A la hora de hacer números en los escritorios, la FIFA ya salió campeón. Ahora resta saber quién dará la vuelta olímpica en la cancha.

Estadios ganadores y perdedores

Brasil perdió por goleada dentro y fuera de la cancha en este Mundial en su casa. La humillación sufrida en la derrota contra Alemania por 7 a 1 es la peor de su historia; lo que sienten los brasileños es humillación y vergüenza.

La imagen de desprolijidad, falta de control y planificación estratégica y táctica que demostró el equipo se refleja también en la organización del evento que arrojo las siguientes cifras finales, según Euromericas Sport Marketing.
La organización del Mundial de Fútbol 2014 en Brasil costó finalmente 28.700 millones de dólares en construcción de los estadios.

"Casi nadie puede criticar inversiones en infraestructura que efectivamente quedarán luego para el país. Pero, ¿cómo fueron estimados los gastos para la construcción de los estadios? ¿Cuánto costará ahora mantenerlos? ¿Tienen sentido económico?"

El tema estadios fue el que desató más críticas, ya que su costo terminó siendo "sospechosamente alto y porque cuatro de los doce estadios mundialistas no tienen viabilidad económica alguna, según detalla el estudio de Euromericas Sport Marketing dirigido por el experto en Marketing Deportivo internacional, Gerardo Molina desde Brasil.

El estadio de Brasilia es el ejemplo del despilfarro. Ningún club de la ciudad juega en la liga nacional brasileña. Para Brasil fue más negocio haber finalizado el Mundial, ya que ese estadio se ahorrará los gastos de mantener en pie un elefante blanco. Lo mismo podrían hacer otras ciudades sede como Manaos, Cuiaba y Natal.

Pero la derrota histórica ante Alemania se extiende a las pérdidas por goleada en los números de gastos en la construcción también en aquellos estadios privados como lo son el Arena Corinthians de San Pablo (cuyo dueño es el Club Corinthians), el Arena da Baixada (perteneciente al Club Atlético Paranaense) y el Beira-Rio (del Club Porto Alegre).

La inversión para las reformas las financió el mismo Estado a través del banco de fomento brasileño. Los costos fueron astronómicos comparados con la inversión de los estadios en el Mundial de Sudáfrica 2010 y en el de Alemania 2006, concluye Euromericas Sport Marketing.

Publicado el 22/7/2014
Revista Mercado