En contra de lo que podría pensarse, Macri aumentó un 25% la estructura del Estado y la cantidad de empleados

MacriEmpleados

Pareciera ser una tendencia constante de nuestro país que la cantidad de empleados públicos aumente gobierno tras gobierno, en una cantidad que parece exceder a la demanda de servicios que lógicamente también va creciendo. Mientras que este aumento excesivo del Estado Nacional más provincias y municipios debería ser -precisamente- una cuestión de Estado, resulta llamativo el aumento de la cantidad de empleados y estructura estatal del actual gobierno que, al menos en la comprensión tradicional, debiera tender a achicarlo como se lo ha pregonado en la campaña electoral.

 

Mientras que la adjetivación probablemente más utilizada por la oposición para calificar al gobierno de Mauricio Macri es "neoliberal" y una de las principales características de dicha corriente de pensamiento económico es el achicamiento del Estado, la realidad parece indicar algo totalmente distinto.

Una relevamiento reciente realizado por la fundación Libertad y Progreso, publicado en varios medios de alcance nacional, la Administración de la alianza Cambiemos ha aumentado aproximadamente un 25% la cantidad de trabajadores estatales vía creación de nuevos ministerios con sus correspondientes, secretarías, subsecretarías y direcciones (nacionales, generales, coordinaciones y departamentos).

Puesto en números y porcentajes, el gobierno del ingeniero Macri creó hasta ahora cinco nuevos ministerios sobre los 16 que dejó su antecesora Cristina Fernández, lo que da un aumento del 31%.

Si se cuentan las secretarías de estado, mientras que cuando asumió el nuevo gobierno sumaban 70 ahora son 87, con un aumento del 24%.

Y la lista creciente sigue con las subsecretarias, que aumentaron su número en 22% (antes eran 169 y ahora alcanzan el número de 207).

En tanto, las direcciones nacionales con la Administración Macri  fueron elevadas a 687 y los institutos y organismos a 122.

El trabajo de la fundación Libertad y Progreso enfatiza que, si bien el grueso del gasto presupuestario son subsidios a la energía, el transporte y los planes sociales, Macri incremento un 25% promedio la estructura del estado, a pesar de sus promesas de una reducción y de haber despedido a 11 mil contratados.

La misma tendencia revela un relevamiento de la Fundación Investigaciones Económicas Latinoamericanas, de tendencia neoliberal, vale el dato, que indica que en 2003 el sector público nacional contaba en su planta con 460.000 empleados para pasar en 2016 a 739.000, vale decir 61% más.

Si a los de la Nación se agregan los empleados en las provincias y municipios argentinos se llegaba en 2003 a una planta de 2.210.000 trabajadores, mientras que en 2016 se aumentó a 3.579.000.

Publicado el 20/4/2017