Mientras espero ver "qué pasa" después de las elecciones

EsperarEleccionesNo

La transición de todos los terceros trimestres de los años impares es una característica de la economía argentina que pospone casi todo para después de las elecciones. Suelen tener efectos graves en todo tipo de emprendimientos como consecuencia del "esperar y ver" que, como se sabe, se contagia a todos los agentes económicos. Como este efecto todavía es inevitable, conviene despejar la mente de incertidumbres y pensar más en "qué puedo hacer mientras tanto" ya que no es lo mismo esperar que quedarse estancados.

 

Hablé el viernes pasado con mi amiga Paola, quien maneja con su marido Mauro un emprendimiento comercial desde hace unos años y les ha ido aceptablemente bien, según me cuentan y se nota. Como les vá bien y laburan mucho están pensando en agrandar su negocio.

La llamé para preguntarle si la habían puesto de prepo en alguna lista para las Paso y luego me interesé por el proyecto que ya me habían confiado y la respuesta fue  "estamos esperando ver qué pasa después de las elecciones".

Este caso de "esperar a ver qué pasa" de Paola y Mauro se repite miles de veces en la ciudad de Pergamino, donde vivimos y trabajamos,  e involucra todo tipo de proyectos.

Como yo también en mi pequeño emprendimiento también espero para hacer ciertas movidas soy el menos indicado para criticarlos.

Esperar a ver qué pasa es algo que aplican hasta los más grandes empresarios. Por qué no vas a hacer lo mismo vos?. Si alguien te dice lo contrario es un inconsciente o quiere venderte algo.

Sin embargo, conviene hacer una disección a este problema porque no es lo mismo esperar que paralizar. Estar a la expectativa no es lo mismo que estancarse.

Pero ante la realidad que el clima electoral contagia el parate como si fuera un virus esparcido al viento, te cuento algunas sugerencias teóricas de Economía y Empresas para aprovechar el tiempo "mientras se espera qué pasará en octubre":

-Primero despejá la mente. Si tu duda es que pasará después de octubre, lo mejor es dar por cierto que todo seguirá: a) más o menos igual, b) un poco peor o un poco mejor. Con esto te digo que descartes las opciones: mucho mejor o mucho peor.

-Segundo desconfiá de todo, incluído el punto primero. Pero lo interesante es despejar la mente, para lo cual es importante pensar que lo más probable es que den las opciones a) y b). Que después de octubre todo siga "igual o algo mejor o algo peor" no te impedirá agrandar tu negocio. Para convencerte de esto mirá los años que pasaron.

Lo importante es no estancarse. Seguir con el proyecto.

-Tercero. Lo dicho no significa que te pongas a gastar e invertir ahora (aunque momentos de transición pueden ser buenos para conseguir buenos precios). Significa que hay muchas cosas que podés ir haciendo en función de tu proyecto para estar más preparado cuando llegue el momento. Para nuestro caso, después de octubre.

-Cuarto. Qué hago mientras espero? Las respuestas son tantas como tantas son las variantes de tu negocio. Y las que vos podés hacer no son las mismas que puede hacer otro. Pero se pueden resumir, a modo de ejemplo, en trabajar mucho puertas adentro de tu negocio, en esas cosas que no mejorás cuando las ventas andan bien porque estás ocupado en vender. Actualizarte, informarte, buscar alternativas, reordenar la producción, relacionarte con clientes aunque no le vendas nada, proyectar nuevos clientes, estudiar mejor la competencia, ver la posibilidad de nuevos productos, averiguar que hicieron otros, etc. etc.

El resumen sería planificar ahora para estar mejor preparado. Siempre es mejor que solamente quedarse esperando "a ver qué pasa".

Saludos y Gracias a Paola y Mauro por ayudarme a escribir esta nota.

Por Eduardo M. Costamagna

Publicado el 22/7/2017