LA INTEGRACIÓN DE LAS EVOLUCIONES EN LA AGRICULTURA

RodrigoSantos2ago17

El presidente de Monsanto Sudamérica en el Congreso de Aapresid: La agricultura del futuro.

 

 Es probable que el primer arado lo haya utilizado la civilización mesopotámica marcando los primeros pasos del hombre en la agricultura.

Unos cuatro mil años después, en Rosario, el presidente de Monsanto Sudamérica, Rodrigo Santos, llamó la atención sobre el nuevo paradigma de la agricultura digital.

A pesar de las distintas posiciones en la tabla del tiempo, ambos sucesos refieren a herramientas y, al mismo tiempo, comparten el objetivo primario humano de la alimentación.

En el 25º Congreso de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), durante los primeros cuatro días de agosto, sobrevoló una verdad conocida hace mucho pero vigente: los recursos naturales como el agua, el suelo y la energía son limitados y necesarios.

"Por lo tanto -afirmó Santos- estamos trabajando desde Monsanto para que la agricultura siga avanzando e incorporando nuevas tecnologías que faciliten la conservación de los recursos naturales, y en este marco, este nuevo paradigma digital, sin duda alguna, generará beneficios para la sociedad en su conjunto”.

Inmediatamente antes, en su disertación, declaró que "la mejor solución es entrar a pleno en la agricultura digital" como respuesta al "desafío para los próximos 50 años" cual es "producir la misma cantidad de alimentos que en los generados en los últimos 10 mil años".

En el congreso de los productores SD, la disertación de Rodrigo Santos se tituló "La agricultura del futuro", claro que, en parte, se refiere a un futuro en el que ya comienza a entrarse.

Por eso luego dijo que "ya estamos en la era de la agricultura digital" que está " basada en la ciencia de los datos, donde la revolución tecnológica se combina con la biotecnología, la protección de cultivos y el mejoramiento genético para producir de manera más eficiente y optimizar las decisiones en cada metro cuadrado de superficie”. “Es la integración de todas las evoluciones”, aseguró.

En base a esto, su discurso luego profetizó sobre que la agricultura "se está transformando para dar, una vez más, un gran salto tecnológico, que generará un nuevo paradigma con beneficios para toda la cadena agrícola y también para la sociedad".

Explicó que “la incorporación de herramientas digitales representa un avance estratégico para la agricultura argentina para mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático, a la vez que maximizará la capacidad de satisfacer las necesidades alimentarias de las generaciones futuras y producir usando menos recursos naturales”.

Se extendió luego el ejecutivo de Monsanto para el Cono Sur, a las plataformas digitales que la empresa ofrece a los productores, como la marca registrada FieldView, que facilita la toma de decisiones basadas en datos que recopila y analiza "a campo". Mide rendimientos, monitorea el nitrógeno y hace recomendaciones para una buena siembra, como algunos productores ya lo están probando en nuestro país. En Brasil ya fue lanzada al mercado y en Estados Unidos, ClimateFieldView ya está llegando a 37 millones de hectáreas con más de 100 mil productores registrados.

También destacó la plataforma Prescripciones Dekalb, recientemente lanzada en la Argentina; un desarrollo de innovación tecnológica que requirió una inversión de 115 millones de pesos durante los últimos 5 años. Se trata de un servicio 100% digital que permite aumentar los rindes de maíz en un 6-10%, hacer un uso eficiente de los recursos y reducir en un 40 % los riegos del cultivo.

Pero eso no fue todo lo de Rodrigo Santos ante el auditorio calificado de los muchachos SD. Habló también de Cultivio, otra herramienta digital presentada en el 25º Congreso. Con ésta se pueden cargar todos los lotes productivos, solicitar recomendaciones sobre qué sembrar, con qué densidad y sugiere gestión.

Cultivio trabaja en base a cálculos estadísticos tomados de la red de ensayos de Monsanto, datos históricos del clima y el suelo y, por ende, ayuda a estimar el ambiente de producción real para sacar el máximo provecho de cada lote. Entonces, puede calcular las fechas de las etapas fenológicas de cada híbrido Dekalb, probar diferentes fechas de siembra y estimar cuál será el período crítico de cada lote. Puede recomendar también sobre las semillas de soja por sembrar con las fechas ideales. Pero, pídale más: una recomendación integrada para el manejo de malezas en ese mismo lote y para ese escenario de siembra.

Detalles de las herramientas digitales para la agricultura que sorprenden. Como los mesopotámicos ante el primer arado. En aquel entonces el objetivo era comer. En estos tiempos el objetivo es el mismo. El desafío es claramente  mucho mayor.

Por EMC para economiayempresas.com.ar

Publicado el 17/8/2017